Uncategorized

La “magia” de la publicidad

Os dejo un poco de información privilegiada de cuáles son los métodos que se usan y así saber cómo no caer en la trampa de la publicidad. La finalidad, es evitar el consumismo, las compras impulsivas y acumular objetos que nisiquiera usamos.

Saber vender es imprescindible al día de hoy. Si no, no tienes clientes. Es imposible triunfar sin conocimientos básicos de marketing. Eso se aplica a todos los que queremos vender nuestro producto. Lo que nos diferencia es el presupuesto que podemos destinar a la publicidad.
Yo, me puedo permitir usar las redes sociales, llevar mi propria página web, ser parte de la maravillosa Asociación de Organizadores Profesionales de España y “venderme” como mejor sepa, por mí misma.


En el otro extremo, tenemos a gigantes como Coca-Cola, que invierte millones de doláres al año, aunque son los líderes del mercado y es la marca más conocida alrededor del mundo.
Queda bastante a la vista la necesitad de la continua publicidad y del uso de ciertos trucos de marketing para poder llegar a más clientes.

Yo quiero vender, pero también tengo que comprar. Alimentos, bebidas, ropa, cosméticos, bienes, etcétera. Y al igual que todos los que compramos, me encuentro que cada día se me “bombardea” con una publicidad “engañosa”, que es difícil de distinguir.

Os ayudaré con un poco de información, para conocer hasta dónde creérselo todo.
Como bien dicen, “no todo lo que reluce es oro”.

Los tipos de publicidad engañosa que mas se usan son los siguientes:
1. Hacer creer que se vende mas barato que el precio original.
2. Ocultar costes adicionales.
3. Usar un cebo: por ejemplo ofrecer un producto de gran calidad a un precio muy pequeño, pero al llegar a la tienda, “se ha agotado”, y se ofrece un producto similar, de menor calidad.
4. Imágenes engañosas, que no reflejan la calidad ni la cantidad del producto.
De hecho, casi todas llevan la siguiente letra pequeña: “la imagen podría no corresponder a la realidad”.
5. Reducción de precios. Doblar los precios para luego vender al 50%. Es una técnica muy usual, mas en fechas como Black Friday.

Dependiendo de la vía por la que se emite el anuncio, se usan distintos trucos.
Colores, palabras clave, olores, música, posicionamiento en los estantes. Todo tiene un porque y os voy a ir explicando cómo funciona.





Algunos de los trucos que se usan en las estrategias de ventas se basan en:

1. Usar palabras que no se entienden del todo, que parezcan científicas o de origen latin.
Por ejemplo: bifidus actiregularis.
2. Usar precios que terminen en 5, 7 o 9.
Por ejemplo: 59 euros.
3. Dar ejemplo de lo bien que le ha ido a sí mismos. Empatizar con el comprador.
4. Usar cualquiera de las palabras “clave”:
Por ejemplo: oferta, bueno, gratis, ahorro, solución, limitado, exclusivo, garantizado, etcétera.
5. Ofrecer descuentos y devolución de los productos, pero con unas condiciones muy especiales.
6. Ofrecer paquetes de productos, a un precio aparentemente menor.
7. Usar los colores para trasmitir emociones.
Por ejemplo: Rojo-hambre, prisa. Azul-limpieza, relajación. Negro-lujo, riqueza.

8. Luces especiales para resaltar los productor. Los perecederos, las joyas, etc.
9. Usar música alegre cuando se quiera que las compras sean rápidas y una suave cuando se busca que los clientes pasen más tiempo dentro de la tienda.
10. Usar perfumes que agraden e inviten a quedarse durante más tiempo.
11. Poner a la altura de los ojos los productos que se quieran vender antes.
También, poner en los productos a personajes que miren a los ojos al comprador.
12. Cambiar el envoltorio del producto, para que parezca nuevo, o cambiar la cantidad de producto que se ofrece.
13. Jugar con la ignorancia del comprador. En este punto me gustaría ampliar en otro artículo. Pero para dar en ejemplo: “huevos de granja”. En un primer instante, la palabra “granja” nos parece bien. Pero las granjas son naves con gallinas sobrepuestas, para conseguir el máximo rendimiento. Otro ejemplo, es cambiar el nombre del azúcar a zumo concentrado, maltosa, etcétera.

Quiero hacer mención a los que se basan en atacar al competidor directo. Es muy conocida la lucha constante entre Coca-Cola y Pepsi. Entre Mcdonalds y Burger King. Entre Samsung y Apple.
Pero si lo pensamos con detenimiento, ofrecen lo mismo. Tienen las mismas estrategias de ventas. E único problema es que se dirigen al mismo público. Han cambiado las leyes, y ya no es posible nombrar a la competencia directa en los anuncios. Y lo han solucionado abriendo una lucha en la cual se separen los seguidores de cada marca en particular. Y que esos seguidores sean fieles y luchen para ellos.

¿Que se obtiene con todo esto?
Vender.
Vender hasta lo que ni sabíamos que queríamos. Vender y tirar. Consumir y volver a consumir. Acumular.
En resumen, trabajar para conseguir lo que se nos vende, luego trabajar para mantener lo que hemos comprado.
Y la moneda de cambio es nuestro tiempo.

Para terminar, no es que toda la publicidad este mal, sino que hay que aprender a diferenciar entre los productos que se publicitan como buenos y los que realmente lo son.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Ioana Furtuna.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Ioana Furtuna.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad