Día 13 – Despensa/Alacena

Hoy, tendréis más que leer, pero son consejos muy útiles, que seguro que os ayudaran mucho.
Aprovechar todos los trucos que os voy dejando, que valen oro.🏅

¿A quien no le gustaría tener una despensa de ensueño, con muchos estantes, tarros de cristal herméticos con etiquetas elegantes, cestas de rattan, todos los condimentos ordenados por colores y en frascos iguales…? Estamos hablando de un sueño,
¿O no?🤔

El orden no debe ser caro, sino lógico.
Lo que hay que tener en cuenta en realidad, no es que la despensa esté para foto de revista, sino que sea un espacio de calma. Un espacio en cual guardar alimentos en buen estado.
¿Que significa en buen estado?
No caducados, ❗
No envases rotos,❗
Sin posibles contaminaciones con polillas.‼

Os voy a enumerar los 5 pasos que hay que seguir, para conseguir una despensa de ensueño:
✅1 – sacar todos los alimentos de la despensa. Y si, ¡todo eso estaba en la despensa! Aprovechar para limpiar y desinfectar.
✅2 – tirar todo lo que esté caducado o lo que no se use en nuestra cocina, aunque lo hemos comprado pensando que algún día lo usaremos.
✅3 – decidir si los alimentos que se quedan serán utilizados en el plazo estimado de caducidad. Si no hay una guerra nuclear a la vista, guardar tantas latas, aunque duren 10 años, tiene poco sentido.
✅4 – en la medida de lo posible, usar recipientes iguales, pero etiquetadas y guardando al menos la parte del embalaje original con el número de lote y la fecha de caducidad. Es truco de guardar una parte de la etiqueta original viene después de haber trabajado varios años en hostelería.
El etiquetado es fundamental, para saber lo que hay en cada frasco, para evitar intoxicaciones y errores en la cocina. Hay que saber al menos la fecha en la que se compraron los alimentos. Sin ello, volvemos a caer en la acumulación de alimentos que no usamos y ni sabemos si son o no aptos para el consumo.
✅5 – volver a colocar las cosas en la despensa, usando las siguientes reglas:
• por categorias: harinas, legumbres, especies, etc.
• lo nuevo atrás y lo antiguo delante.
• a la vista. ¡Lo que no se ve, no se usa!
• lo más pesado, abajo.
• usar contenedores trasparentes para las cosas más pequeñas, para poder ver que hay dentro.
• intentar colocar diferentes niveles, para asi poder ver lo que hay detrás también.
• ponerlo con las etiquetas a la vista. Como si fuera en el supermercado.😅
• usar lógica en la colocación para que todos los miembros de la familia sean capaces de encontrarlos.

La próxima compra será más fácil, porque ya tenemos un inventario, al menos visual, de lo que hay en casa.
El menú semanal también será una tarea más llevadera, ya que al volver a colocarlos en la despensa, nos hemos hecho una idea de que queremos usar próximamente.

Haré hincapié en que lo que no se ve, no se usa. Tener los alimentos escondidos, hará que nos olvidemos de ellos.
También quiero recordar la importancia de colocar los legumbre, después de comprar, una noche en la nevera y así asegurar que no queden posibles huevos de polillas de los alimentos ya que una vez contaminado el alimento ya no es apto para el consumo.

El orden no tiene que ser caro. Se pueden usar cestas más baratas, algunas cajas de cartón forradas con papel para que se vean más bonitas, cajas de madera o de plástico de la frutería del barrio, bien lavadas y desinfectadas.
Los frascos que tengo son de Ikea y de PlasticForte.

Fácil, ¿verdad?

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad