Día 18 – El cajón desastre

Día 18

Tal como os avisé en el reto de ayer, hoy hablamos sobre el cajón desastre. Y se que todos lo tenemos. Si no es en casa, es en el coche o en el trabajo.
Hasta la persona más organizada, necesita su pequeño espacio de desorden, de rebeldía, de descontrol.

Pero vamos a ver ¿que hay en este cajón?🤔
De todo.🤪 Apuesto que hay al menos 3 objestos de la siguiente lista:
Velas
Cerillas o mechero
Abridores de botellas
Tapas o corchos
Alguna moneda
Papeles y recibos
Destornillador
Bolígrafos o lápiz
Bolsa de plástico
Juguete
Cinta celo
Chicle
Hilo y aguja
Pilas
Cargador
😉

La existencia del cajón desastre es indiscutible. No vamos a debatir si debe existir o no. De hecho, yo si creo que la mayoría necesitamos ese pequeños refugio de rebeldía, donde guardar nuestras pertenencias que parecen no tener una categoría.

Pero lo importante es reconocer su existencia y darle una mejor vida, agradeciendo su trabajo. Puede ser un cajón desastre, pero a la vez, puede ser ordenado.
Y para ello, os propongo:
Vaciar por completo.
Usar unos separadores, aunque sean una cajas de cereales forradas con un bonito papel, o algún separador de una tienda de Todo a 100. No tiene que ser caro, pero si ayudarnos a identificar con más facilidad el contenido.
Hacer una separación entre las cosas que nos serán útiles, las que deben estar en otro sitio, y las que ya tendrán una mejor vida fuera de nuestro cajón y de nuestra vida.
Y volver a guardar lo restante, usando las separaciones.
El resultado será un cajón desastre útil, que puede estar desordenado o imperfecto, pero será nuestro espacio personal. Allí donde nos atrevemos a improvisar.

¿Que tal os ha ido hoy?

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad