Día 26 – Chaquetas y abrigos

En la categoría de hoy, hablaremos de chaquetas y abrigos. Tan útiles y tan personales, pero cuando viene el momento de guardarlos, se nos complica bastante. Pata empezar, por el espacio que ocupan.
Mientras los usamos, acaban colgados en un gancho en la pared o en la puerta, encima de una silla para secarse o cerca de algún radiador.
Pero cuando llega el buen tiempo y dejamos de necesitarlos, hay que cuidarlos mucho y darles un bien merecido descanso.
Aún no hemos llegado al 40 de mayo, pero dejar ordenada esta categoría, nos llevará menos tiempo cuando toque.

-En primer lugar, decidir si todas los abrigos se quedan para el próximo año. Y si hay chaquetas o abrigos que no se han puesto en el ultimo invierno o año, pensarlo dos veces ante de seguir guardandolos. Vender, donar, reciclar.
-Para los que se quedan, primero lavarlos antes de guardar. Dependiendo del material del que están hechos, optar por una buena lavandería o hacerlo en casa.
-Leer bien las etiquetas para aseguraros que no vaias a estropear las prendas.
-Los abrigos de piel, en tintorería y al guardarlos, en fundas de tela, no de plástico!
-Guardar dentro de fundas, siempre que sea posible y con perchas grandes, que no deformen los materiales.
-Guardar con los botones o las cremalleras cerradas por completo.
-Poner algún producto antipollias.
-Si vais a guardarlos en bolsas al vacío, solo para las chaquetas o los abrigos de plumas, o materiales que no se deformen.

¿Que os parecen los consejos de hoy?

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad