¿Que es un Organizador Profesional?

Simplificando, un organizador profesional es un consultor personal. Es un profesor-psicólogo-terapeuta- maniático del orden-amigo.
Conoce las técnicas, o trucos, para mejorar la vida de los clientes al enseñarles soluciones y sistemas para poder dejar atrás el desorden, implementar sistemas de organización a medida y enseñar a las personas a cómo mantenerlo. Siempre de forma única y personalizada.
Porque organizar no significa comprar cajas y armarios nuevos y poner etiquetas a las cosas.
Es saber que te estas entrometiendo, bajo previa petición, en la vida de una  persona que está pasando por un momento (o años) de crisis. Es tener paciencia y empatía, la responsabilidad de saber que puedes y vas a cambiar la vida de las personas. Además del desorden, se van a solucionar conflictos relacionados con el desorden.
Un organizador profesional trabaja más con personas, que con cosas. Tenemos que ganarnos la confianza de los clientes, ya que entramos en lo mas intimo de cada casa, y así ellos se sientan cómodos en las sesiones de trabajo.
El sueño de un organizador profesional es ¡ayudar a las personas!
Hay mucha gente que me pregunta con interrogantes en la cara de que es eso de ser organizador profesional. ¿Que hace? ¿Pero como es posible que sea una profesión? ¿Donde se aprende?
Es una profesión tan poco conocida que sólo cuando haces la comparación con un personal shopper o un organizador de armarios, la gente parece encontrar una pequeña luz de conocimiento sobre lo que puede significar.
Y es que enseñar a organizar parece tan poco realista que no esta visto como algo real.
Si lo pensamos bien, siempre nos han pedido nuestros padres que ordenemos la habitación, pero pocas veces nos han enseñado como. Hemos ido copiando la manera de ordenar que nuestros padres han ido copiando a su vez de sus mayores.
El mejor orden que se puede aprender es el militar, aunque austero y parece un castigo antes que una terapia.
Ordenar no nos tiene que provocar ansiedad, ni ganas de tirarlo todo por la ventana o hacer una gran hoguera en el medio de la habitación.
Aprender a ordenar es aprender a ser felices y disfrutar de lo que tenemos.  De usar lo que tenemos hasta agotar su vida útil y ser agradecidos por tener la oportunidad de usarlo.
El trabajo de un organizador profesional es el de reencontrarte con el lado bueno y amable de una vida organizada.
 
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad